Calendario anual Montessori – Waldorf

El calendario anual Montessori – Waldorf sirve para visualizar y comprender de una forma muy natural los conceptos temporales que tan abstractos y complicados resultan para los niños y niñas. Con este recurso pequeños y no tan pequeños no sólo visualizan y aprenden a manipular sus piezas, sino que comienzan a comprender cómo se relacionan todos los elementos temporales que segmentan el año.

Hace tan sólo unos días me llegó por encargo esta verdadera obra de arte pedagógica que andaba esperando.
Ya la estoy comenzando a usar con mis alumnos e inmediatamente ya estoy actualizando mi blog con estas maravillosas fotos del recurso. No podía esperar más para esta entrada, estoy muy ilusionada con su llegada.

Este calendario está formado por:

EL AÑO.

 Se traduce a una base de madera con forma circular que contiene treinta y un agujeros que aproximadamente se corresponden a los días que dura un mes. En esta pieza se ubicarán todas las demás.

CARACTERÍSTICAS DE LAS ESTACIONES.

Se hacen visibles a partir de un árbol de madera formado por una base circular pequeña que se sitúa en el centro del tablero, un tronco que se encaja en la hendidura y cuatro copas de distintos colores según la estación que queremos indicar.

LOS MESES.

Los meses están representados por doce porciones de madera independientes que ocupan prácticamente todo el espacio de la base excepto el centro. Están pintados con diferentes tonalidades pensadas para indicar la estación en la que nos encontramos.  Cada porción posee cuatro huecos que son las semanas que aproximadamente tiene un mes y uno independiente que se utiliza para colocar una figura representativa.
Los huecos de la semana se irán cubriendo conforme vayan transcurriendo, es decir, una vez ocupados los siete días de la semana con las bolitas, se procederá a cubrir un hueco de la porción del mes para que quede visible la semana que ha finalizado, de la misma forma se continuarán rellenando los huecos de la porción hasta concluir el mes.

Meses de primavera. 
Porción verde agua (marzo).
Porción verde (abril).
Porción verde lima (mayo).

Meses de verano. 
Porción amarilla (junio).
Porción amarillo medio o naranja claro (julio).
Porción roja (abril).

Meses de otoño. 
Porción magenta (septiembre).
Porción rojo óxido (octubre).
Porción violeta (noviembre).

Meses de invierno. 
Porción azul turquesa (diciembre).
Porción azul cyan (enero).
Porción azul marino (febrero).

FIGURAS REPRESENTATIVAS DE LOS MESES.

Son doce arbolillos de madera, cada uno del color del mes que representa y que se encajan en cada porción.

DURACIÓN DE LAS ESTACIONES.

Son cuatro arcos de madera de diferente color que se ubican rodeando la base del árbol principal, representan la duración de cada estación y se prolongan acaparando aproximadamente tres porciones (meses).

Arco verde (primavera).
Arco amarillo medio o naranja claro (verano).
Arco rojo óxido (otoño).
Arco azul cyan (invierno).

DÍAS. 

Los días se representan con bolas de madera que se van ubicando en la base hasta completar el mes. Cada día de la semana se simboliza con bolitas de un color diferente.

Bolitas azules (lunes).
Bolitas verdes (martes).
Bolitas amarillas (miércoles).
Bolitas naranja (jueves).
Bolitas rojas (viernes).
Bolitas rosas (sábado).
Bolitas violeta (domingo).

Las bolitas se van añadiendo una por día rellenando los agujeros de la base circular hasta prácticamente darle la vuelta al tablero.

Iniciaremos un nuevo mes con la porción que sigue a la anterior, retiraremos las bolitas de los días dejando de nuevo los agujeros de la base vacíos para volver a empezar colocando el primer día del mes en la zona que elijamos como punto de partida, cubriendo un agujero con la bolita del color del día de la semana que corresponda.

ACONTECIMIENTOS.

Son un conjunto de tronquitos de madera con hendidura. Estos se encajan en los huecos del calendario permitiendo personalizar y colocar cartelitos sobre días especiales, festivos, cumpleaños, etc.

SEMANAS. 

Son un conjunto de tronquitos de diferente longitud a los anteriores nombrados y  que sirven para rellenar los huecos de las porciones, de esta forma nos permite visualizar la semana del mes que ya ha transcurrido.


Este recurso permite partir del concepto temporal más cercano para ellos, los días. A partir de sus conocimientos previos van viendo cómo se agrupan para formar las semanas, cómo estas completan la duración de los meses, los meses transcurren correspondiéndose siempre a las mismas estaciones y todo ello conforma el año completo. La forma circular de la base viene a indicarnos de forma muy intuitiva que todo esto ocurre periódicamente, una y otra vez, sin cambios ni paradas, de manera perpetua.

He podido comprobar las evidentes dificultades que presentan algunos alumnos, pequeños y mayores para comprender el tiempo. En muchísimas ocasiones aprenden de memoria los nombres de los días de la semana, de los meses  y  de las estaciones sin establecer relaciones entre ellos y sin comprender exactamente cómo transcurren. Y para qué engañarnos, que los comprendan y los  relacionen todos al mismo ritmo resulta casi imposible. Muchos de estos chicos y chicas conforme van creciendo se van percibiendo fuera de lugar, se sienten desorientados y como es lógico, esto también les afecta a su autoestima. Algunos no saben en el día en que viven, cuánto falta para que sea un mes determinado, las tradiciones y festivos les sorprenden de una semana a otra, por lo que el mañana resulta una incógnita de acontecimientos permanente. Con el tiempo van tomando consciencia de sus vacíos pero tienen reparo en exteriorizar sus dudas, así que tratan de ocultarlo todo lo posible, viviendo con ello y sin saber cómo planificar sus tiempos.


Con este material trabajamos directamente sobre su comprensión, aprendiendo mediante experiencias a vivir el tiempo y tomar conciencia de él. Los nombres de los conceptos temporales quedan en segundo plano cuando normalmente tratamos que sea lo primero que aprendan. Si centramos principalmente su atención en la interiorización del funcionamiento del calendario irán incorporando el vocabulario de forma natural ya que una vez lo visualicen y entiendan, estos cobrarán importancia y sentido para ellos.  Considero imprescindible tenerlo en clase y usarlo diariamente.

¿Por qué me decanté por este modelo?

Quien  conoce este recurso sabrá que hay un modelo de Waldorf muy parecido a este que se vende por aproximadamente unos 200€ que es un poco más grande. El que yo he adquirido tiene mejores proporciones para manejarlo en la mesa, en mi caso no cuento con tanto espacio. Además es bastante más económico y cuenta con un arbolito central con cuatro copas que considero fundamental para que los niños visualicen y hagan real el cambio de estación.

Os dejo el enlace donde podéis adquirirlo por encargo:

https://es.wallapop.com/item/calendario-anual-apilable-manipulativo-madera-209202115

OBJETIVOS:

  • Desarrollar la psicomotricidad fina con la manipulación de piezas grandes y pequeñas.
  • Desarrollar la atención viso manual en el encaje adecuado de las piezas.
  • Mejorar la atención mantenida durante el conteo de los días, semanas, meses y espaciones.
  • Desarrollar la agilidad con el manejo de los números hacia delante y/o hacia atrás.
  • Trabajar la interpretación simbólica con el funcionamiento del recurso.
  • Desarrollar estrategias de anticipación.
  • Desarrollar la autonomía en el manejo del calendario y la manipulación del mismo.
  • Comprender el funcionamiento del recurso.
  • Conocer e interiorizar los conceptos temporales que fragmentan el año: nombre de los días de la semana, semanas que dura un mes, nombre de los meses, duración y estaciones.
  • Ampliar el vocabulario con el uso de palabras que aluden al tiempo: hoy, ayer, anteayer, mañana, pasado mañana, primero, luego, después, por último, etc.
  • Conocer y saber situar días especiales, personales como cumpleaños  y/o festivos en el lugar correspondiente.
  • Motivar hacia la planificación de los tiempos para alcanzar objetivos propuestos.

ACTIVIDADES:

Hoy es, ayer fue, mañana será

Nos ubicamos delante del calendario y rellenamos el hueco con la bolita de color que corresponde a este día. Localizamos la porción del mes en la que nos encontramos y señalamos la semana en la que estamos. Echamos un vistazo al color del arco estacional y al árbol que nos dará la pista de en qué estación debemos de estar para adivinarlo y si es necesario cambiar la copa por otra, lo haremos. Luego le preguntaremos qué día fue ayer, anteayer, qué día será mañana y pasado mañana.

Encuéntrame

El alumno permanece con los ojos cerrados mientras utilizamos un nomo y lo ubicamos en el día de la semana que elijamos al azar, rellenamos alguno de los huecos de las semanas que queramos de una porción cualquiera.
Una vez lo hagamos el alumno tras observar los espacios cubiertos y el lugar que ocupa el nomo tendrá que responder con: “Te encuentras en…”
Completando la frase diciendo el mes, estación y día en el que vive el nomo.
Y luego responderá a las preguntas de pasado y futuro : ¿cuántos días me faltan para terminar el mes?, ¿qué mes viene después y en qué estación?, ¿qué mes ya pasó?

Cuánto falta para…

Le damos un día y un mes en el que comienza por ejemplo la feria y a partir del día y mes en que nos encontramos tendrá que buscar la manera dar una respuesta aproximada usando la lógica.

Mes a mes

Nos situamos en el día, mes y estación en el que nos encontramos. Buscamos los días especiales que acontecen en ese mes y los ubicamos con cartelitos encajados en los huecos de la porción. Contamos los días que faltan para esos días especiales y leemos información sobre ellos. Ideamos qué podemos hacer a nivel individual para celebrar esos días, siendo protagonista de sus propias ideas.

Diseñamos

Diseñamos cartelitos que acontecen en el mes en el que estamos y los plasnificamos para usarlos cuando nos hagan falta: mi cumpleaños, el de papá o mamá, planes familiares, Navidad, Semana Santa, Día de la Paz, etc.

Mi semana/mi mes

Durante una semana contando con el permiso de la familia le haremos una foto diaria al alumno. Con este material creamos minifotos con formato cartelito que se imprimirán y plastificarán. El alumno irá colocando en los huecos de los día sus cartelitos de fotos en lugar de utilizar las bolitas.
Con la ayuda visual de los carteles ubicados en el tablero, ira contando los acontecimientos de cada día ayudándose del uso de palabras como: primero, luego, después, por último, ayer, anteayer, hoy, etc para organizar oralmente la información. Luego procederemos a escribir esta información para hacer un minidiario que durará lo que dura esta actividad, una semana.

Autoanálisis y reflexión

Es una variable de la misma actividad pero sin la necesidad de utilizar minifotos. Utilizaremos cartelitos mudos plastificados y sobre estos (elaborados por mi) escribiremos con un rotulador de pizarra blanca de forma simbólica la información que queremos recoger. O bien prepararemos con tiempo cartelitos sobre todo cuanto queramos analizar con nuestro alumno, que nos facilite la realización de la actividad. Analizamos nuestros pasatiempos y rutinas diariamente durante una semana, un mes, etc. El tiempo que consideremos necesario y luego reflexionamos sobre ello.

Podemos analizar:
Número de horas al día que uso el móvil.
Número de horas al día que dedico a videojuegos.
Número de horas al día que dedico a lecturas.
Número de horas al día que voy a dormir.
Número de verduras que como al día.
Número de frutas que como al día.
Etc.

Reflexionamos sobre el tiempo diario que perdemos sin darnos cuenta, los pros y contras de todas nuestras rutinas y nos incluiremos en la actividad como un participante más para que no se sientan incómodos aceptando que todos hacemos cosas bien y mal y que todos tenemos algo que mejorar.

El tiempo

Parecida a las dos actividades anteriores, nos centraremos en analizar el tiempo atmosférico y/o temperatura durante una semana o mes registrándolos diariamente por medio de cartelitos visuales que colocaremos en los huecos de los días, en lugar de las bolitas, para indicar si ha hecho sol, ha llovido, etc. O bien poniendo los  grados centígrados registrados en el día.

Tras finalizar la semana haremos una reflexión con la ayuda de los datos que hemos ido ubicando en el tablero para  relacionarlos con la estación en la que estamos.

6 comentarios en “Calendario anual Montessori – Waldorf”

  1. Genial idea, una técnica super interesante, mucho trabajo por hacer Esther, trabajo recompensado me consta por el empeño e ilusión que le estas poniendo.Este nuevo proyecto empieza con muy buenas vibraciones al menos eso es lo que yo siento, además a los peques les va a ayudar a vivir más en su presente algo difícil de aprender y necesario para el ser humano y para los tiempos que corren. Adelante Esther. Muchas gracias por compartir Un abrazo.

  2. Hola Esther, me llamo María José y soy maestra de infantil en un colegio de Murcia. Me gustó tanto este calendario que ya lo tengo en casa y , estoy deseando empezar a ponerlo en práctica con mis alumnos el próximo curso. Mi dudas ( a las que me gustaría que me pudieras responder) son las siguientes: el tema de las semanas no sé muy bien como reflejarlo (debo decirte que no tengo los arbolitos semanales). Por ej. éste mes de agosto empieza el miércoles y terminará un viernes. Entonces las semanas ¿no empezarían los lunes y acabarían los domingos? y por otra parte: si el mes acaba un viernes , como ocurre en agosto,¿ la semana se queda incompleta, y comenzaría otra semana para septiembre?-
    Gracias Esther, un saludo.

Deja un comentario